sábado, 19 de marzo de 2016

El café, mitos y virtudes

Hasta hace no demasiado al café se le asociaban más contraindicaciones que beneficios. Sin embargo, en los últimos años son muchos los estudios que se centran en sus propiedades positivas para el organismo.

Se ha colado entre nuestras costumbres el despertar por la mañana con el aroma de un buen café, muchos incluso no pueden empezar el día sin sentir su sabor y no hay comida que se precie si no se termina degustando unos sorbos. A pesar de su largo recorrido por la Historia, hasta hace no demasiado al café se le asociaban más contraindicaciones que beneficios. Sin embargo, en los últimos años son muchos los estudios científicos que se centran en sus propiedades positivas para el organismo. Sin ir más lejos, distintas investigaciones han descubierto que puede ayudar a prevenir varias enfermedades como la diabetes mellitus tipo 2, el párkinson, algunas enfermedades hepáticas e, incluso, el ictus. Eso sí, tómalo siempre con moderación por supuesto. 

Los principales componentes del café

Para entender sus efectos positivos tenemos que desengranar algunos de los componenetes del café. Entre las muchas sustancias bioactivas para la salud del café, la principal es la cafeína. Sus efectos más estudiados repercuten positivamente sobre el estado de ánimo, la fatiga, el cansancio físico, el rendimiento mental o la actividad motora, al considerarse un estimulante del sistema nervioso.

Pero no es el único componente, el Dr. Francisco M. Toquero de la Torre, especialista en Nutrición Clínica y Dietética destaca los ácidos clorogénicos, compuestos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y hacen frente al estrés oxidativo de las células.

La parte más grasa del café viene dada por los diterpenos, los cuales parecen tener propiedades anticancerígenas, aunque podrían empeorar el perfil lipídico, al aumentar las cifras de colesterol total y LDL o malo. Un consejos: prepara el café filtrado para reducir la concentración de estos compuestos.

Pero sin lugar a dudas, los componentes más beneficiosos del café son los polifenoles. Compuestos antioxidantes que son los encargados de protegernos frente a diferentes enfermedades, entre ellas las cardiovasculares, ejerciendo un efecto protector sobre el corazón y las arterias.
Un buen café puede ayudarte a mitigar algunos problemas de salud

Efectos positivos del café sobre la salud

Para el corazón, la cabeza, el hígado…, ¿quieres saber qué tipo de problemas de salud puede ayudarte a resolver una buena taza de café? Aquí tienes las respuestas:
1.- En la mente: una o dos tazas de café al día puede tener consecuencias favorables sobre el sistema nervioso, algo interesante para los estudiantes, los trabajadores en turno de noche o los conductores de viajes largos. La cafeína ayuda a reducir el cansancio físico y mental, despeja, ayuda a mantenernos alerta, amplia la capacidad de memoria y mejora la concentración. También permite pensar con mayor rapidez y claridad, al mismo tiempo que mejora la coordinación corporal y los reflejos, así lo han demostrado varios estudios científicos.

2.- Frente a los dolores de cabeza: para los que sufren migrañas o dolores también puede ser su panacea, ya que la cafeína ejerce una acción vasodilatadora que alivia estos síntomas, de ahí que se incluya en la composición de muchos analgésicos.

3.- Para la tensión arterial: más cosas, si sueles tener frecuentes bajadas de tensión, esta bebida tiene una acción estimulante sobre el corazón, aumentando la frecuencia cardiaca, el riego sanguíneo y la tensión arterial, un efecto beneficioso para las personas que padecen frecuentes bajadas de tensión.

4.- Sobre el corazón: si seguimos con los efectos positivos sobre el corazón, según un estudio realizado en Grecia, los individuos que mantenían un consumo moderado de café (menos de 300 miligramos al día), tenían menor riesgo de infarto que aquellos que tomaban mayores cantidades e incluso que aquellos que no lo consumían habitualmente.

5.- En el hígado: y si miramos por nuestro hígado, una de las últimas investigaciones elaborada por el National Cancer Institute de Estados Unidos, relaciona el consumo habitual de tres o más tazas de café con una progresión más lenta (en un 53 por ciento frente a los no bebedores) de las enfermedades hepáticas avanzadas relacionadas con la hepatitis C.

6.- Respecto a la diabetes: el café puede reducir la aparición de diabetes mellitus tipo II. Los ácidos clorogénicos originan nuevos compuestos, entre los que destacan las quinolactonas, aparentemente implicadas en una reducción significativa del riesgo de padecer diabetes mellitus tipo II. Aunque es pronto todavía para recomendar el café como estrategia de salud en este sentido.
Falsos mitos sobre el café

Históricamente el consumo de café se ha asociado a ciertos mitos urbanos que no son del todo ciertos. Para despejar dudas sobre su fama, aquí tienes la explicación a muchos de ellos:
Beber café produce insomnio

Tomado durante el día y de forma moderada no produce insomnio, pero beberlo una hora antes de ir a la cama empeora la calidad del sueño.

La ingesta de café dispara la tensión

El consumo de café aumenta la tensión arterial, pero no existe riesgo de sufrir hipertensión arterial si su consumo es moderado y habitual. Esto parece ser debido a que el efecto de la cafeína es contrarrestado con el beneficio de los antioxidantes presentes en el café.

No se puede tomar más de una taza al día

Hoy sabemos que, en la mayoría de las personas, el consumo de cantidades moderadas (de una a tres tazas al día), no resulta perjudicial para la salud. Aunque dependerá del tipo de café, del modo de prepararlo y de lo acostumbrada que esté la persona esté a esta bebida.

El café crea dependencia

Los estudios indican que cuando a un consumidor habitual de café se le priva de él empieza a sentir fatiga, apatía, somnolencia, dolores de cabeza y ansiedad. Pero la duración de estos síntomas desaparecen pasados unos días.

La leche en el café elimina sus propiedades saludables

Los resultados del estudio llevado a cabo por científicos del Centro de Investigación Nestlé, de Vers-Chez-les-Blanc (Lausana, Suiza) muestran que añadir leche al café no altera la biodisponibilidad total de los polifenoles de esta bebida.

Tomar café daña la mucosa del estómago

El café después de comer facilita la digestión porque la cafeína estimula la secreción gástrica, por esta misma razón a personas más sensibles a esta sustancia puede causarles acidez.
Un consumo excesivo de café puede anular todos sus efectos beneficiosos

Contraindicaciones del café

Para ser honestos, no se puede afirmar que el café sea recomendable para todos sin excepciones. Lo cierto es que hay ciertas contraindicaciones que debemos conocer, así como donde debemos poner el límite en lo que a nuestra afición cafetera se refiere:
1.- Padeces con frecuencia palpitaciones o extrasístoles, debido a las acciones del café sobre el sistema nervioso.

2.- Tomas antidepresivos, ya que puede provocar hipertensión y dolor de cabeza.

3.- Estás ingiriendo sales de hierro, porque se pueden formar complejos insolubles que impedirán la asimilación de este mineral.

4.- Ya has tomado varias tazas. Un consumo excesivo, seis tazas diarias, afectan al rendimiento intelectual, desapareciendo todos los efectos positivos.

5.- Tienes la tensión elevada o eres hipertenso, pregunta a tu médico si puedes tomarlo y en qué cantidad.
6.- Sufres frecuentes molestias estomacales como úlcera o gastritis.

7.- Estás embarazada, ya que el café podría influir en el desarrollo del feto.

8.- Das de mamar al bebé, ya que la cafeína puede pasar al niño. Consume poco y siempre después de que el niño haya mamado.


http://bit.ly/rrdiabetes





Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario