miércoles, 23 de marzo de 2016

Consejos para dejar de fumar

Las consecuencias del tabaco para tu salud y la de los que te rodean son nefastas. Te damos las claves para acabar de una vez por todas con este hábito tan negativo. Con un poco de voluntad podrás conseguirlo.

Consejos para dejar de fumar

Nadie dijo que dejar de fumar fuera sencillo. Pero con un poco de voluntad y llevando a cabo los siguientes consejos para dejar de fumar podrás conseguir tu objetivo de decir basta al tabaco.

Lista de consejos para dejar de fumar
1. Escribe una lista con tus motivos para dejar de fumar y cómo mejoraría tu vida al hacerlo.

2. Los motivos para dejarlo tienen que ser lo más personales posible, es decir, según edad, sexo… En el caso de jóvenes y adolescentes, por ejemplo, destacan los beneficios estéticos, el ahorro económico, y la mejora en el rendimiento deportivo, frente a las consecuencias para la salud que, pese a ser muy graves y conocidas, podrían aparecer décadas más tarde.

3. Escribe otra lista explicando por qué fumas y en qué situaciones piensas que te resultaría más difícil no fumar.

4. Marca una fecha límite para dejarlo. A algunas personas les resulta más fácil disminuir progresivamente el consumo de cigarrillos, pero otras prefieren dejarlo de forma radical. Traza tu propio plan, de acuerdo a tus necesidades.

5. Pide ayuda a un médico. Puede aconsejarte el empleo de sustitutivos de la nicotina para tratar el síndrome de abstinencia, evaluando previamente que no existan contraindicaciones para tu caso en particular.

6. Ten en cuenta que el tratamiento farmacológico, acompañado por apoyo psicológico, resulta muy eficaz para evitar recaídas.

7. En los primeros meses, cuando el riesgo de recaída es mayor, evita, en la medida de lo posible, las situaciones en las que te resulta más difícil permanecer sin fumar.

8. Sustituye tus actividades de ocio por otras en las que fumar sea más difícil o inapropiado. Por ejemplo, salir de copas por la noche, puede ser sustituido por ir a caminar al campo o practicar deporte.

9. El consumo de café y bebidas alcohólicas incrementa el deseo de fumar; en su lugar, bebe agua y zumos (mejor si son naturales).

10. Al principio procura relacionarte con personas que no fumen, o que no lo hagan en tu presencia. Si tu pareja no fuma, o deja de fumar al mismo tiempo, puede ser de gran ayuda.

11. Informa a tu familia y amigos de tu deseo de dejar de fumar para que te apoyen todo lo que puedan, y comprendan tus posibles cambios de humor.

12. Es importante que mantengas la mente ocupada, y dormir lo suficiente para estar lo más relajado posible. También es mejor ir al cine, o a locales donde no esté permitido fumar, para evitar la tentación y el tabaquismo pasivo.

13. Para reforzar tu decisión recuerda que al dejar de fumar se notan muy pronto una serie de efectos beneficiosos: se intensifican los sentidos de olfato y gusto, el aliento ya no huele a tabaco, aumenta la capacidad pulmonar y se reduce la fatiga, mejora la calidad de la piel… Disfrútalos.

14. Guarda el dinero que antes te gastabas en tabaco… y cómprate algo que te apetezca, viaja, celebra una fiesta, o hazle un regalo a un ser querido, con lo que consigas ahorrar.

15. La ansiedad, el estrés, las situaciones emocionales negativas, los conflictos interpersonales, y también actividades placenteras como las celebraciones, suelen ser las causas más frecuentes de recaída. En la mayoría de los casos no se pueden prever ni evitar, pero conviene estar psicológicamente preparado para hacerles frente, y saber que fumar ni alivia los problemas ni mejora los buenos momentos.

16. No te desanimes si no consigues dejar de fumar al primer intento y tienes una recaída. Vuelve a intentarlo cuando estés preparado.
Guía del tratamiento del tabaquismo

La Public Health Service y la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ponen al servicio de los profesionales de la salud la traducción al español de la prestigiosa Guía del tratamiento del tabaquismo, un extraordinario documento científico que aporta sugerentes recomendaciones de indudable valor, no sólo para la práctica clínica del tratamiento del tabaquismo, sino también para su docencia e investigación.

Y no sólo para los profesionales sanitarios, sino también para los responsables de la administración de los sistemas sanitarios públicos o privados.

Puedes descargártela íntegra haciendo clic en este enlace a la Guía del tratamiento del tabaquismo.
Ley Antitabaco: ¿Dónde se puede fumar?

La nueva ley antitabaco, que entró en vigor el 2 de enero del 2011 supone un endurecimiento de la anterior y prohíbe fumar prácticamente en todos los espacios públicos cerrados. Pero la ley no solo afecta a los locales, también deberán estar exentos de humos ciertos espacios al aire libre, como es el caso de las zonas infantiles de los parques y los recintos hospitalarios. A continuación detallamos dónde se podrá seguir fumando, y dónde se podía y ya no está permitido desde el pasado 2 de enero.

Se puede seguir fumando...
1. En las terrazas de los bares y restaurantes, consideradas como tales aquellas que tengan, como máximo, dos paredes y techo. Es decir, que al menos uno de los lados tiene que estar totalmente abierto al exterior.

2. En los espacios al aire libre de los campus universitarios, ya que en este caso los estudiantes son mayores de edad.

3. En los hoteles, hostales y similares, que pueden delimitar zonas para fumar, y también podrán reservar hasta el 30% del total de habitaciones para los fumadores.

4. En las zonas habilitadas para fumadores (y separadas del resto) de los centros penitenciarios, los psiquiátricos, y las residencias para mayores y discapacitados.

5. En los estadios de fútbol y las plazas de toros.

6. En los clubes de fumadores. Estos clubes, para evitar que cualquier local de ocio se reconvierta en uno de ellos para burlar la ley, deben cumplir una serie de requisitos. Tendrán que registrar su sede social y contar con estatutos y socios, además de objetivos sin ánimo de lucro, por lo que no podrán fomentar la venta de productos de consumo. Además, en sus locales no podrán entrar los camareros ni los menores de edad, para no exponerlos al humo del tabaco.
No se puede fumar...
1. En los espacios públicos cerrados, con las excepciones mencionadas en el apartado anterior. Quedarán, por lo tanto, libres de humos, todos los restaurantes, bares, pubs, discotecas, y otros locales de ocio donde la ley anterior permitía fumar. También desaparecerán los espacios habilitados para fumadores dentro de estos locales.

2. En los recintos hospitalarios; ni en el interior del centro donde ya estaba prohibido fumar, ni en las zonas al aire libre que rodean al hospital.

3. En las zonas infantiles de los parques.

4. En actos sociales como bodas, comidas de empresa, comuniones… que se celebren en lugares públicos cerrados. Una opción, cuando sea posible, es celebrar el evento en terrazas y jardines autorizados para ese uso.
Estos son, a grandes rasgos, las zonas donde no está permitido encenderse un cigarrillo. Si deseas saber con más concreción dónde prohíbe la nueva Ley antitabaco fumar, pincha aquí dónde no se puede fumar
¿Dónde no se puede fumar?

La nueva Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, prohíbe fumar, además de en aquellos lugares o espacios definidos en la normativa de las Comunidades Autónomas, en:

1. Centros de trabajo públicos y privados, salvo en los espacios al aire libre.

2. Centros y dependencias de las Administraciones públicas y entidades de Derecho público.

3. Centros, servicios o establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos.

4. Centros docentes y formativos, salvo en los espacios al aire libre de los centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos, siempre que no sean accesos inmediatos a los edificios o aceras circundantes.

5. Instalaciones deportivas y lugares donde se desarrollen espectáculos públicos, siempre que no sean al aire libre.

6. Zonas destinadas a la atención directa al público.

7. Centros comerciales, incluyendo grandes superficies y galerías, salvo en los espacios al aire libre.

8. Centros de atención social.

9. Centros de ocio o esparcimiento, salvo en los espacios al aire libre.

10. Centros culturales, salas de lectura, exposición, biblioteca, conferencias y museos.

11. Salas de fiesta, establecimientos de juego o de uso público en general, salvo en los espacios al aire libre.

12. Áreas o establecimientos donde se elaboren, transformen, preparen, degusten o vendan alimentos.

13. Ascensores y elevadores.

14. Cabinas telefónicas, recintos de los cajeros automáticos y otros espacios cerrados de uso público de reducido tamaño. Se entiende por espacio de uso público de reducido tamaño aquel que no ocupe una extensión superior a cinco metros cuadrados.

15. Estaciones de autobuses, salvo en los espacios que se encuentren al aire libre, vehículos o medios de transporte colectivo urbano e interurbano, vehículos de transporte de empresa, taxis, ambulancias, funiculares y teleféricos.

16. Todos los espacios del transporte suburbano (vagones, andenes, pasillos, escaleras, estaciones, etc.), salvo en los espacios que se encuentren por completo al aire libre.

17. Estaciones, puertos y medios de transporte ferroviario y marítimo, salvo en los espacios al aire libre.

18. Aeropuertos, salvo en los espacios que se encuentren al aire libre, aeronaves con origen y destino en territorio nacional y en todos los vuelos de compañías aéreas españolas, incluidos aquellos compartidos con vuelos de compañías extranjeras.

19. Estaciones de servicio y similares.

20. Cualquier otro lugar en el que, por mandato de esta Ley o de otra norma o por decisión de su titular, se prohíba fumar.

21. Hoteles, hostales y establecimientos análogos, salvo en los espacios al aire libre. No obstante, podrán habilitarse habitaciones fijas para fumadores, siempre que cumplan con los requisitos establecidos en el artículo 8 de esta Ley.

22. Bares, restaurantes y demás establecimientos de restauración cerrados.

23. Salas de teatro, cine y otros espectáculos públicos que se realizan en espacios cerrados.

24. Recintos de los parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia, entendiendo por tales los espacios al aire libre acotados que contengan equipamiento o acondicionamientos destinados específicamente para el juego y esparcimiento de menores.

25. En todos los demás espacios cerrados de uso público o colectivo.
A este último respecto cabría hacer dos puntualizaciones: se entiende como “espacios de uso público” aquellos lugares accesibles al público en general o lugares de uso colectivo, con independencia de su titularidad pública o privada. En cualquier caso, se consideran espacios de uso público los vehículos de transporte público o colectivo.

Además, a efectos de esta Ley, en el ámbito de la hostelería, se entiende por espacio al aire libre todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos.

dejar de fumar





Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario