miércoles, 24 de febrero de 2016

¡El flujo del dinero! ¿Qué sabes de él?

Cuando hablamos de ricos y pobres y sus diferencias, estamos hablando de seres humanos, todos con miedos, dudas, creencias, fortalezas y debilidades similares, con la diferencia de que unos responden de una manera y otros de otra a dichas similitudes básicas, porque aunque todos somos seres humanos, cuando el dinero entra en juego y salen a flote las emociones, todos respondemos de manera diferente.

Por ejemplo, cuando una persona que ha sido empleado toda su vida decide iniciar su propio negocio puede experimentar el miedo a perder dinero y a fracasar, lo cual resulta muy doloroso y su decisión puede ser volver a la seguridad de un empleo, sin embargo la decisión de otra, que se encuentra en el mismo caso, será la de buscar alguna solución aunque esta implique mayores compromisos y responsabilidades.

La respuesta entre unos y otros dependerá de las características particulares de cada quien, tales como creencias, paradigmas, límites auto impuestos, miedos, etc.

Independientemente de lo anterior, lo cual puede ser definitivo en nuestra toma de decisiones, deseo proponerte una idea más clara y objetiva de la manera de generar dinero, conocer lo que es el flujo de efectivo y manejarlo eficientemente para obtener riqueza.

Lo anterior definitivamente tiene que ver con la manera de generar ingresos: ya sea siendo empleado, auto empleado, propietario de un negocio o inversionista.
 
Empleado

Este tipo de personas trabajan para alguien que les determina su puesto, sus funciones, su horario de trabajo y su salario y de esta manera obtienen sus ingresos. Ello, en el mejor de lo casos a cambio de un contrato laboral que les otorga seguridad, porque hoy sabemos que muchos también lo hacen en la informalidad.

Estas personas no conviven con la idea que les provoca la incertidumbre económica y buscan disminuir su miedo a través de un cierto grado de certeza, por lo que buscan acuerdos que les “garanticen” la seguridad que ellos necesitan. De hecho pueden ser honestos cuando aseguran que no les interesa el dinero, porque lo que realmente les interesa es la seguridad por encima de ganar más dinero.

La tranquilidad que les da una oportunidad de trabajo en donde obtengan quincenalmente su sueldo, prestaciones, seguro médico, bonos de productividad, aguinaldos, etc. vale mucho para ellos.

En este grupo encajan desde directores o presidentes de una compañía, hasta los empleados de limpieza, porque no se trata de lo que ganan, sino del acuerdo al que llegaron con la persona u organización que les da el empleo.

Auto Empleado

Son las personas que trabajan para su propio negocio, ya sea una fábrica, un comercio o una empresa de servicios, trabajan en algo por su cuenta o desarrollan una actividad de manera independiente.

A estas personas les gusta “ser su propio jefe” o bien “hacer las cosas a su manera”. Son los dueños de misceláneas, papelerías, tortillerías, restaurantes, talleres, cafés, clínicas, etc. que es en donde se auto emplean.

También son los profesionistas que trabajan por su cuenta como dentistas, médicos, abogados, contadores, arquitectos, veterinarios, vendedores, etc., así como artistas, cantantes, escritores, conferencistas, pintores, etc.

No les gusta que su ingreso dependa de terceros, ni que nadie decida cuanto deben trabajar, ni lo que tienen que hacer. Piensan que si trabajan duro pueden esperar que reciban dinero en la misma proporción, así como que si no se esfuerzan lo suficiente, no tendrán la posibilidad de ganar mucho.

Son personas independientes, así que mientras el empleado responde al miedo de la incertidumbre económica, el auto empleado responde al mismo miedo tomando control de la situación y haciendo las cosas él mismo.

Para este grupo de personas es más fácil aumentar los ingresos, puesto que nada está determinado por nadie, más que por el dueño/empleado, pero el tiempo y el esfuerzo que se ha de invertir serán en la mayoría de los casos mucho mayores que los del primer grupo.

Dueño de Negocios

Este podría ser el grupo opuesto al grupo de Auto Empleo, ya que a estas personas les gusta rodearse de gente inteligente y capaz y no ser ellas mismas las que desempeñen el trabajo. A este tipo de personas no les disgusta delegar, de hecho una frase común de este grupo es: ¿Por qué hacerlo tú, si puedes contratar a alguien que lo haga por ti y además lo sabe hacer mejor que tú?

Las personas de este grupo no tienen un negocio como las que se auto emplean, quienes no son empleados, pero si tienen que trabajar para que su negocio funcione. Los de éste grupo tienen un sistema operativo tan eficiente que no se requiere de su presencia para que el negocio funcione, podrían dejar físicamente su negocio por semanas o meses y éste seguiría operando eficientemente.

Así que mientras el auto empleado es dueño de un empleo, el dueño de negocios posee un sistema operativo y contrata a la gente apta para operarlo.

Mucha gente cree que para hacerse rico lo único que tienen que hacer es poner su propio negocio, tener un producto o servicio novedoso, que nadie tenga (que haga falta en el mercado) o hacer las cosas de un modo distinto a los demás, así que cambian la dirección e inician un negocio propio, siguiendo el mismo patrón: de empleado a auto empleado, pretendiendo ser en realidad un dueño de negocios, pero como solo hubo un cambio de actividad, pero no de mentalidad, terminan estancados como auto empleados, cuando lo que pretendían era generar mucho dinero, pero no a cambio de su tiempo.

El verdadero poder de éste último grupo reside en el sistema, no en el dueño.

Espero que estas ideas te hayan resultado interesantes. En la próxima emisión comentaré acerca de los inversionistas y de esta manera tendremos todos los elementos para poder evaluar qué pasa con el flujo del dinero y cuál es la mejor manera de manejarlo.

https://goo.gl/sCMz96





Enlace México

No hay comentarios:

Publicar un comentario