viernes, 22 de enero de 2016

Mariguana a debate

La próxima semana iniciará en México el debate nacional sobre la legalización de la mariguana convocado por el Congreso y las autoridades. La discusión se centra en si se permite el uso medicinal de esta droga y también el recreativo.

Este lunes, el Congreso de la Unión comenzará con el debate para la legalización de la mariguana y con él, arrancará el camino para crear una legislación histórica que podría despenalizar su consumo.

Esto cambiaría desde los usos que se le dan a la cannabis, hasta la forma en que los grupos delincuenciales la comercializan actualmente, pues dejaría de ser un producto totalmente prohibido como hasta ahora.

Con las “Audiencias públicas para las alternativas de regulación de la mariguana”, los legisladores federales pretenden realizar un análisis de todas las implicaciones que tendría una eventual legalización de la mariguana.

En ellas participarán expertos en los ámbitos de seguridad y justicia; salud pública y salubridad; contexto internacional y derechos humanos; uso medicinal y terapéutico; y regulación de la cadena productiva.

La legislación que se estará construyendo en los próximos meses cuenta ya con una base inicial.

En total, diputados y senadores han presentado 10 iniciativas relacionadas con diversos aspectos de una eventual despenalización.

En ellas se analiza desde solo aprobar su uso con fines medicinales hasta dar amnistía a aquellos que estén presos por su consumo.

La inquietud por abrir un debate en el Poder Legislativo comenzó a partir de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a cuatro ciudadanos para que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) les otorgara un permiso para su consumo lúdico.

El fallo, emitido en noviembre pasado, benefició a Josefina Ricaño, Armando Santacruz, José Pablo Girault y Juan Francisco Torres Landa, miembros de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART).

Estas personas han afirmado que promovieron el amparo no para consumir cannabis, sino para abrir la discusión hacia una nueva política de drogas. 



Cambiar el enfoque

La intención de quienes promueven el debate sobre la legalización de la mariguana es cambiar el paradigma de combate al consumo de esta droga.

Se busca dejar de verlo como un problema de crimen organizado para cambiar el enfoque hacia una cuestión de salud.

Además, se pretende arrebatar el negocio de la venta de mariguana a los grupos delincuenciales y bajar así los niveles de violencia que se viven en varias partes del país.

De acuerdo con datos de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia 2014, realizada por el INEGI, el 8.3 por ciento de los jóvenes entre 15 y los 29 años han fumado mariguana alguna vez en su vida.

El 2.8 por ciento ha consumido anfetaminas, cocaína o heroína; el 2 por ciento han inhalado sustancias tóxicas o industriales; y el 1.8 por ciento ha probado los alucinógenos.

La edad promedio de iniciación en el consumo de mariguana es de 17 años con 5 meses.

El debate confrontará dos posturas.

Por un lado, aunque las autoridades federales se han pronunciado por tener un debate abierto sobre los beneficios y perjuicios de una eventual legalización, se han inclinado más a continuar con la prohibición.

“No quiero ver un país mariguanero”, ha dicho Manuel Mondragón y Kalb, comisionado nacional contra las adicciones.

La frase resume la postura de uno de los funcionarios encargados de promover el debate en todo el país y, como él, hasta el presidente Enrique Peña Nieto ha expresado su apertura al debate, pero con reservas.

“En lo personal, para mí no sería deseable ni estoy en favor de una eventual legalización en el consumo de la mariguana”, ha dicho Peña Nieto.

En un documento que hizo llegar al Senado, la Secretaría de Salud enumera los efectos de la mariguana en la salud de los consumidores.

Entre ellos, señala que los consumidores pueden tener ansiedad, pánico, psicosis o cuadros parecidos a la esquizofrenia, así como deterioro de la memoria a corto plazo.

El consumo de mariguana, expone, aumenta en 20 veces más el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar que fumar tabaco.

Del otro lado, quienes defienden la legalización del consumo lúdico de la mariguana, afirman que se trata de un asunto de libre albedrío donde los ciudadanos pueden elegir lo que consumen y lo que no. 
La base legislativa

Aunque diputados y senadores buscarán crear toda una nueva legislación sobre el tema, ya en las comisiones del Congreso se encuentran depositadas varias iniciativas con diferentes aspectos del uso de la cannabis.

Fue en los meses recientes cuando en el Senado y la Cámara de Diputados hubo un boom en la presentación de propuestas; pero el primer acercamiento ocurrió en el 2008.

La primer iniciativa que buscaba legalizar el consumo, la producción y la comercialización de la mariguana fue presentada ese año por René Arce, quien era en ese entonces senador por el PRD y luego cambiaría de bancada a la del PVEM.

En su propuesta, el legislador señalaba que el Estado llevaría la batuta en la definición de las políticas de regulación y prevención de las adicciones; que se autorizaría el cultivo de hasta cinco plantas en las viviendas particulares; y que el Gobierno podría exportar cannabis siguiendo regulaciones internacionales.

En el 2013, senadores del PRI y el PVEM presentaron una propuesta para lanzar un Programa Nacional Integral contra las Adicciones y para que el Estado construya políticas de prevención, tratamiento, rehabilitación, reinserción social y control de las adicciones.

En marzo del 2014, los senadores del PRD Mario Delgado, Isidro Pedraza, Zoé Robledo, Fernando Mayans; los petistas Layda Sansores y David Monreal; y el panista Roberto Gil, presentaron una propuesta para legalizar el uso terapéutico de la cannabis, así como modificar las cantidades de dosis personales para consumo que sean permitidas.


http://bit.ly/1UZY3yg





Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario