martes, 26 de enero de 2016

El estrés acaba contigo

Cuando se vuelve parte de tu rutina diaria, el estrés afecta a nivel físico, anímico y mental. De hecho, aumenta la probabilidad de demencia senil, así como el riesgo de experimentar episodios de depresión y la probabilidad de conductas suicidas.

En la actualidad, el estrés es el gran enemigo de la salud. Diversas enfermedades están derivadas del estrés, como el cáncer, que está entre las principales causas de muerte en el mundo.

Pero además de cáncer y gastroenteritis, hay dos padecimientos que –según un nuevo estudio– están relacionados con el estrés: la depresión y la demencia.

Esto debido a que el estrés (sobre todo crónico) y la ansiedad pueden dañar ciertas áreas del cerebro, las cuales están ligadas a respuestas emocionales, el pensamiento y la memoria.

La Dra. Linda Mah, quien lideró este estudio a cargo de la Universidad de Toronto, indica que "la ansiedad patológica y el estrés crónico se asocian con la degeneración estructural y problemas del funcionamiento del hipocampo y la corteza prefrontal, lo que puede explicar el aumento del riesgo de desarrollar trastornos neuropsiquiátricos, como depresión y demencia".

Inclusive esta relación estrés-depresión-demencia puede aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer a una edad temprana.

El estudio publicado en la revista científica Current Opinion in Psychiatry, recopiló diversos análisis sobre ansiedad, miedo y estrés en animales, así como escáneres cerebrales que mostraron los efectos del estrés y la ansiedad en seres humanos saludables.

Y es que cuando el estrés y la ansiedad se vuelven un elemento de la vida diaria, a largo plazo, las consecuencias afectan al sistema inmunológico, metabólico y cardiovascular.

Pero no todas son malas noticias, la Dra. Mah y su equipo señalan que este tipo de daño en el cerebro –inducido por el estrés crónico– no es "completamente irreversible", pues con el tratamiento adecuado (con antidepresivos) y actividad física se pueden regenerar algunas áreas perjudicadas. 

El estrés es más común de lo que se cree

La actriz Glenn Close defiende a las personas que padecen una enfermedad mental, y señaló que estos trastornos son mucho más comunes de lo que se cree.

De hecho, su hermana sufre de trastorno bipolar y su sobrino tiene esquizofrenia.

Por ello, Close fundó “Bring Chance 2 Mind”, una organización sin fines de lucro que trabaja para eliminar la discriminación hacia las personas que tienen alguna enfermedad mental.

La actriz reclama la aprobación de una iniciativa legal bipartidista, la Ley de Excelencia en la Salud Mental, que tiene como objetivo ampliar el acceso a la sanidad para las personas con problemas mentales. 

Neurofeedback para tu cerebro

El trabajo, la escuela, la vida personal e inclusive la rutina diaria pueden alterarse a causa del estrés y el estado físico y mental de la persona.

Ahí es cuando aparecen padecimientos como insomnio, depresión, demencia, obesidad y hasta cáncer. Sin embargo, hay un nuevo tratamiento no invasivo que podría dar pie a una nueva era sin los estragos a causa del estrés.

Se trata del neurofeedback, una terapia con la que se nivela la electricidad en el cerebro, ayudando a que las personas tengan una mejor conducta, controlen sus emociones y tengan mejor desempeño en las actividades que realizan día con día.

El psicólogo Héctor Granados, quien pone en práctica el neurofeedback con sus pacientes, puntualiza que “el cerebro no es más que una computadora, que al igual que una máquina necesita electricidad, sin embargo por ciertos factores ésta puede ser muy intensa o muy baja, lo cual provoca que se desestabilice y surjan padecimientos como la hiperactividad, el insomnio, el estrés, la ansiedad, la depresión y el déficit de atención, entre otros”.

Y es que lo más importante de esta terapia es que “no se necesita de medicamentos ni hay un retroceso, ya que el paciente al terminar con éxito sus sesiones se encuentra preparado para continuar su vida normalmente y sin preocupación de recaer”, agrega Granados. 

Niños depresivos

Los niños de las nuevas generaciones padecen enfermedades “de adultos”. Actualmente hay cada vez más casos de pequeños con hipertensión, estrés y hasta depresión.

En 2014, en Estados Unidos se registraron 15.7 millones de casos de personas con episodios severos de depresión.

Para evitar que un niño llegue a la adultez con problemas de este estilo, los expertos recurren a los escáneres cerebrales, pues se encontró que éstos podrían identificar cuando un pequeño tiene riesgo de padecer depresión, en la edad adulta.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista científica Biological Psychiatry –elaborado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT)–, cuando una persona experimenta su primer episodio de depresión es significativamente muy probable que pase por otro, lo que enfatiza la importancia de una intervención temprana.

El análisis de los escáneres cerebrales de niños es una alternativa que podría fomentar la prevención y/o la intervención temprana.


http://bit.ly/1ZQQZFq





Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario