sábado, 24 de enero de 2015

4 Cosas Que DIOS Quiere Que Usted SEPA

Cuando usted recibió a Cristo como su Salvador, todos sus pecados fueron perdonados. Cada pecado que usted ha cometido fue pagado por la muerte de Cristo en la cruz.  

La Biblia dice:
“Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre” (1 Juan 2:12).
Esto es maravilloso, pero usted debe recordar que tiene un enemigo terrible: Satanás. El paso que usted ha tomado lo ha hecho enojar a él. Lo ha dejado para unirse a los que le pertenecen al Señor Jesús. Cualquier individuo que intenta vivir para Cristo pronto será atacado por Satanás.

Satanás no puede sacarlo a usted de la familia de Dios, pero hará todo lo posible por desanimarlo. Intentará hacer que usted dude de su salvación. Le dirá que nunca podrá vencer la tentación. Intentará hacerlo dudar del amor de Dios.

Pero Dios ha iniciado una buena obra en usted, y puede estar seguro que continuará perfeccionando esa obra. La Biblia dice:

“El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6).

En esta lección vamos a decirle de cuatro cosas que Dios quiere que usted sepa. Le daremos versículos para cada una de estas cosas. Queremos mostrarle cómo puede utilizar estos versículos para resistir las tentaciones de Satanás. Por favor memorice todos estos versículos.

DIOS DESEA QUE USTED SEPA QUE ES SALVO


“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (1 Juan 5:11-12).

Una de las primeras cosas que Satanás hará después de que usted reciba a Jesús es intentar hacerlo dudar de su salvación. Quizás pondrá dudas en su mente como éstas:


“¿En verdad crees que eres salvo sólo porque recibiste a Jesús?
Eso es demasiado fácil. Además, sigues siendo la misma persona de siempre. Nadie puede saber con seguridad que es salvo, ¿cómo puedes estar seguro tú?”
Cuando Satanás ponga estos pensamientos en su mente, ¿cómo debe responder? No puede decirle:“Sé que soy salvo porque me siento bien y eso me da seguridad”. Quizás mañana no se sienta bien.

La manera en que sabemos que somos salvos es por lo que dice la Palabra de Dios— no por nuestros sentimientos. Nuestros sentimientos cambian todos los días, pero la Palabra de Dios siempre es igual.

¿Qué dice Dios en Su Palabra?

Dice que si usted ha recibido a Cristo como su Salvador, tiene vida eterna. Usted puede decir: “¡Sé que soy salvo porque Dios lo dice en Su Palabra!”

El Señor Jesús no sólo nos salva, sino que también nos guarda. Nos llama Sus “ovejas” y dice que nunca pereceremos. Jesús dijo:


“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10:27-28).

La palabra “perecerán” significa estar perdidos. Jesús nos dice que nunca estaremos perdidos. Jesús nos dice que estamos en las manos de Su Padre. Nadie nos puede sacar de las poderosas manos de Dios. Jesús dijo:


“Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Juan 10:29).

DIOS DESEA QUE USTED SEPA QUE SÍ PUEDE VENCER LA TENTACIÓN

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”. (1 Corintios 10:13)

Aquí hay otra manera en que el diablo puede atacarlo a usted. Puede poner pensamientos en su mente como estos:
“Está bien, tú eres un hijo de Dios. Pero eres un cristiano derrotado y siempre será así. Tienes ciertos pecados en tu vida que nunca podrás vencer. Has fallado en el pasado y seguirás fallando siempre”.
De nuevo, nuestra arma para vencer a Satanás es la Palabra de Dios. Veamos nuestro versículo para ver lo que dice. Es un versículo largo, así que vamos a considerarlo en cuatro partes:


Por favor, MEMORICE este versículo importante. Es un versículo muy largo y quizás le tome algo de tiempo memorizarlo perfectamente, pero esfuércese hasta que se lo sepa de memoria. Luego úselo en tiempos de tentación.

Algunas veces Satanás intenta hacernos pensar que hemos pecado sólo porque hemos sido tentados a hacer algo terrible. Pero la tentación no es pecado. Sólo pecamos cuando cedemos a la tentación. El Señor Jesús fue tentado muchas veces, pero nunca pecó.

Mientras usted esté en este mundo, será tentado. Pero con la ayuda de Dios puede vencer la tentación. Dios no quiere que usted tenga miedo de Satanás y de sus tentaciones. La Biblia dice:

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7).
Dios le dará el poder para vencer la tentación para que usted no tenga que pecar.


DIOS DESEA QUE USTED SEPA QUE ÉL LO 

PERDONARÁ CUANDO PEQUE SI SE ARREPIENTE


“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Es verdad que no tenemos que pecar. También es verdad que seguimos teniendo la naturaleza pecaminosa, y que muchas veces fallamos. La Biblia dice:
“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8).
¿Qué sucede cuando pecamos? Satanás inmediatamente viene a condenarnos:


“¡Ahora sí lo echaste a perder todo! Se supone que eres cristiano, y ahora mira lo que has hecho. Los cristianos no hacen eso. Ahora Dios está tan disgustado contigo que no te va a perdonar”.
Cuando pensamos en nuestros pecados, debemos confesar que son malos y que desagradan a Dios. Pero ¿qué dice Dios en Su Palabra? Dice: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.

No importa cuántas veces fallamos, Dios promete perdonarnos cuando confesamos nuestros pecados a Él. A Dios no le agradan nuestros pecados, pero nos ama a nosotros. Su amor por nosotros nunca cambia. Dios dice en Su Palabra:

“Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jeremías 31:3).

Dios ama a todas las personas, pero ama en especial a Sus Propios hijos. Quizás usted se pregunte cómo Dios nos puede amar cuando somos tan débiles y pecadores. La razón por la que nos ama Dios es que pertenecemos a Cristo. Cuando Dios nos mira, Él nos ve “en Cristo”. Dios nos ama como ama a Su Propio Hijo. Esto es difícil de creer, pero es verdad. El Señor Jesús dijo:



“Pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios” (Juan 16:27).

DIOS DESEA QUE USTED SEPA QUE ÉL ESCUCHA 

Y CONTESTA SUS ORACIONES


“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido”. (1 Juan 1:9).

Recibir al Señor Jesús no significa que no volveremos a tener problemas. En Su Palabra, el Señor Jesús nos ha dicho que tendremos muchas aflicciones y problemas en este mundo.

Cuándo usted tiene un gran problema, ¿qué hace Satanás? Intenta desanimarlo. Él intenta hacerlo dudar del amor de Dios y de Su fidelidad. Satanás pone pensamientos en su mente como estos:


“Dios realmente no se interesa en ti. Si se interesara, no permitiría que esto te sucediera”. O quizás diga algo como esto: “Dios está muy lejos y se preocupa por cosas mucho más importantes. Está demasiado ocupado para preocuparse por tus problemas”.

Pero ¿qué dice la Biblia?

La Biblia dice que Dios es nuestro Padre celestial y que Él escucha y contesta las oraciones de Sus hijos. Dios nos ama y desea que nos acerquemos a Él en el Nombre de Jesús con nuestros problemas. La Biblia dice:

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7).

¿Qué debemos hacer en cuanto a nuestras necesidades? Debemos orar al Padre en el Nombre de Jesús. Jesús nos enseñó que Dios realmente es nuestro Padre.

Debemos acercarnos a Él y pedirle lo que necesitamos. Jesús dijo:



“Pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido” (Juan 16:24).

Dios no promete contestar nuestras oraciones cuando hay pecado en nuestra vida que no queremos abandonar. Pero si hacemos las cosas que le agradan a Él, Dios nos dará las cosas que le pedimos. La Biblia dice:

“Y cualquiera cosa que pidiéremos 

la recibiremos de él, 

porque guardamos sus mandamientos, 

y hacemos las cosas 

que son agradables delante de él”

(1 Juan 3:22).


Recuerde estas cuatro cosas



Después de pensar en las cosas maravillosas que el Señor ha hecho por usted, ¿desea amar más al Señor? ¡Eso es exactamente lo que el Señor desea que usted haga!

El Señor Jesús vive en usted. Él le ama y desea que usted le ame. La Biblia dice:

“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19).

Amar al Señor Jesús significa darle el primer lugar en su vida. Usted le trae gozo cuando le ama de todo corazón y hace las cosas que le agradan a Él.


Cómo agradar a Dios


Una de las maneras en que podemos saber que verdaderamente somos salvos es que deseamos agradar a Dios. ¿Le gustaría saber cómo puede agradarlo? Aquí hay unas maneras:

Agradamos a Dios cuando le amamos.

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento” (Mateo 22:37-38).


Agradamos a Dios cuando estudiamos Su Palabra y oramos.

Dios nos habla a través de Su Palabra. Le agrada cuando tomamos tiempo para orar y leer Su Palabra (Juan 15:7).

Agradamos a Dios cuando le obedecemos.

La Biblia dice: “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos”. ( 1 Juan 5:3).


Agradamos a Dios cuando confiamos en Él.

La Biblia dice que Dios se agrada de los que confían en Él—de los que creen que Él es amoroso y bondadoso (Salmo 147:11).

Agradamos a Dios cuando le damos gracias.

La Biblia dice: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. (1 Tesalonicenses 5:18)

Agradamos a Dios cuando aprendemos más acerca del Señor Jesús.

La Biblia dice: “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”. 2 Pedro 3:18


Al leer su Biblia, descubrirá otras maneras de agradar a Dios.






No hay comentarios:

Publicar un comentario